Jueves, Abril 30th, 2009...0:58

Francisco Marhuenda

Jump to Comments

 

 

Estaba yo saliendo de un hotel de Madrid con prisa. Introducía los últimos objetos personales en la maleta, y con el rabillo del ojo miraba el reloj: se me hacía tarde para llegar a la cita que había concertado en la puerta del Museo del Prado.

 

La televisión estaba conectada, y Antena 3 emitía una de esas tertulias en las que participan por las mañanas los mismos periodistas que vemos por las noches en otros programas y en otras cadenas. Se han convertido en “opinadores” profesionales y supongo que esa hiperactividad les produce beneficios económicos abundantes, sobresueldos sustanciosos que, sumados a los sueldos que deben percibir en sus medios, les deben estar enriqueciendo bastante, de lo cual me congratulo. Hay expertos en hablar de la crisis, y, en concreto, en hablar mal de las medidas que pone en marcha el Gobierno. Es decir, la crisis se ha convertido en una de sus fuentes de ingresos y no hay mayor peligro para quien tanto sabe de ella que se acabe o que las autoridades acierten en sus terapias. ¿De qué hablarían entonces?

 

Pero estos señores no hablaban de la crisis. No sé como habían llegado al tema, pero hablaban de Pilar Bardem. Concretamente uno de ellos, el director de “La Razón”, Francisco Marhuenda, se refería a ella en términos despectivos, calificándola de actriz mediocre, y apoyando su afirmación en la circunstancia, para él muy aclaratoria y significativa, de que esta señora no había hecho más que papeles secundarios a lo largo de su carrera.

 

Inauguro esta Categoría que he venido a llamar “Memeces” con la memez de este señor.

 

Ignora Marhuenda que ser actriz secundaria no es sinónimo de mala actriz. Ser actriz de reparto es tan digno como ser protagonista, y no hay tinta suficiente para escribir sobre las lecciones de interpretación que cientos de actores secundarios han dado, no solo en el cine español, sino en cualquier cine, y en el teatro.

 

En fin, una memez. Probablemente una memez interesada, porque oyendo hablar a este “opinador” de otros temas y en otras tertulias, no cabe duda de que su tendencia personal está bastante escorada hacia los valores conservadores, y Pilar Bardem ciertamente no es demasiado querida en ese universo ideológico.

 

Pero, vaya, no conviene confundir el culo con las témporas.



5 Comments

  • Me ha gustado mucho esa apreciación sobre “actriz secundaria”,hay grandísimas interpretaciones de actrices secundarias, con y sin premios y reconocimientos,pero cuando esas valoraciones están tocadas por fobias ideológicas,lo cierto es que me provocan más distancia si cabe….
    un saludo

  •   José Luís Felipe
    Mayo 3rd, 2009 at 22:01

    Si, pero sucede que la gran actiz secundaria, ademas de sus magnificas interpretaciones, últimamente se dedica a aparecer como la mama del niño, probablemente inspirada o imitando al papa de Hamilton el de la formula 1¿Conoces al padre de otro piloto de F1? o ¿conoces al padre de otro actor, que aprovechando el tirón, se coloque de fondo de decorado envolviendo toda la escena? Resulta un poco patético ¿no? Hay que olvidar laas ideologías para juzgar a los artistas o nos quedaremos sin artistas.

  •   Ibarretxe
    Mayo 6th, 2009 at 6:40

    Tranquilo, cualquier dia lo vemos vestido de cuero con una porra en el culo… o en un puticlunb rumano metiendoles mano a unos ninyos…

    y que conste que lo de meterse una porra por el culo se lo recomiendo a cualquiera…

  • Esa “señora” apreciaciones artísticas aparte, puesto que el “arte” y más la que nos rodea en estos días es susceptible de interpretación no tiene nada de merito propio, hasta el apellido se lo robó al marido en la sentencia de divorcio. Hay que tener poca dignidad y amor propio para apropiarte del nombre de otro. Me parto.

    Es decir josé Luis Felipe, que razón, primero a vivir de la gloria del marido, después a vivir de la gloria del hijo y entre col y col, manifestación.

  • Bien, ya veo que Pilar Bardem no os cae muy bien. Pero, con todos los respetos, no es de Pilar Bardem de lo que habla mi post sino de quien le parece que ser “actriz secundaria” es sinónimo de actriz lamentable. Se le podrán criticar esas cosas, desde vuestra indignada visión de derechas, se le podrán criticar otras, como actriz, como persona, como miembro de su comunidad de vecinos, o de su parroquia, pero no se le puede criticar nada por ser actriz secundaria.

Dejar un comentario