Sábado, Julio 18th, 2009...8:12

Pasaban cosas…

Jump to Comments

 

La percepción del pasado siempre es peligrosa, no te puedes fiar. Ya se sabe: cualquier tiempo pasado fue mejor, algo que es rigurosamente falso siempre. Pero lo que está a lo lejos siempre es más grande, más limpio, más importante. Será porque el presente es casposo, espantosamente real.

 

Yo recuerdo aquel verano de 1969 perfectamente. Bueno, decir eso de “perfectamente” tal vez sea incurrir también el error que acabo de denunciar. Es menos arriesgado decir que me acuerdo razonablemente bien de las sensaciones que sentía viendo a Armstrong pisando la luna aquella noche en donde apenas dormimos, o la que me producían los partes de la radio en los que nos informaban sesgadamente del Mayo del 68, un año antes, o de la guerra del Vietnam, que iba muy bien para los Estados Unidos hasta que se descubrió que la habían perdido.

 

Me reencuentro comigo, y, desprovisto de información veraz y de preparación personal, me veo con dieciséis años en la dirección correcta, sospechando que me engañaban, que lo de la luna era importante, que lo de París no era una revuelta de melenudos, y que lo de la guerra era una estafa. Y me soñaba en los grandes conciertos de California, enamorado de una hippie de cabellos largos y hermosos. Pero especialmente eso me lo callaba porque, ¿cómo le iba a explicar a Mayte, mi novia, que, en el fondo era una trasposición de ella misma?

 

Tengo la satisfacción, al menos en esto, de seguir creyendo en los valores que de todo ese mejunje emergieron después: el feminismo, la ecología, el dudar sobre ese capitalismo que ahora está tan malito. Es decir, que no estuve del todo equivocado a lo largo de esos años en los que pasaban cosas. Cosas buenas.

 

Asi nos contaron el Mayo del 68.



2 Comments

  •   Hada del agua
    Julio 18th, 2009 at 13:04

    En estos tiempos en que para mchos la vida es llenar a nevera, ver la televisión e ir de vacaciones donde les indican la agencias de viajes, acordarnos de que en Francia, sobre todo en Paris en la primavera del 68, la juventud se revelaba contra lo establecido (porque los que lo forman solo quieren perpetuarse en el poder, les otorgue o no el pueblo el voto y que todo les salga gratis), nos refresca, nos anima y nos obliga a replantearnos si el estado de bienestar es no pensar en nada y mirar para otro lado. ¿Sirvio de algo los esfuerzos de aquellos ciudadanos o simplemente estamos en un largo letargo del que deberíamos ir despertando?. Gracias Paco por recordarnos que hubo un Mayo que ante todo fué francés, y también francesa fué la revolución que nos obligó a darnos cuenta que el pueblo puede y debe decir basta.

  • Qué bien decís lo que decís.

Dejar un comentario