Viernes, Septiembre 4th, 2009...6:44

Beatles forever

Jump to Comments

YouTube Preview Image

 

Han compuesto la banda sonora de mi vida, y esto no es ni una exageración ni una metáfora con mejor o peor fortuna poética. Es, sencillamente, verdad.

 

Su primera canción “Love me do” la escuché a los pocos días de ser grabada, en una de las primeras noches de insomnio de mi vida. Habría que añadir como dato autobiográfico, si se me permite, que las cosas más importantes de mi vida me pasaron siempre por la noche.

 

Pues bien, siendo alumno de Jesuitas, con apenas doce años solía escuchar clandestinamente a Los Beatles en todas las emisoras europeas que sintonizaba entre las sábanas y con notorias dificultades técnicas en un aparato rarísimo que yo mismo me había construido. Además, desde el balcón de la casa de mis abuelos, como ya he contado en otro sitio, escuché atónito “A test of Honey”, cara B de un single en donde la canción estrella era “Twist and Shout”. Me quedé tan petrificado con aquellas notas y aquellas voces como si hubieran aparecido ante mis ojos adolescentes las pirámides de Egipto.

 

Sentí las muertes de John y George como si fueran las de personas muy queridas de mi propia familia. Sufrí los avatares de su separación, culpé como todos a Joko Ono, a quien le cogí una manía irreversible, y vibré ante los rumores, que nunca se cumplieron, de su vuelta. Con aquella extraordinaria “Anthology” gocé al menos de un inesperado caudal de creatividad archivada que hizo rebrotar mi admiración por los cuatro fabulosos chicos de Liverpool y la canción “Free as bird”, en la que volvían a cantar los cuatro, me conmovió profundamente.

 

 

Momentos memorables de mi vida fueron asistir al concierto de Paul en el estadio de “La Peineta”, en Madrid, y, sobre todo, recorrer los lugares de esa ciudad inglesa que les vio nacer y crecer como personas y como músicos.

 

Ahora le voy a regalar a mi hijo ese videojuego que recoge fragmentos de la vida del grupo y algunas de sus canciones. Cada cierto tiempo, pues, el mercado se encarga de que no me olvide de lo que para mí es inolvidable. Para mí y supongo que para los cientos de miles de personas para las que en todo el mundo la música de los Beatles era lo más parecido a la mismísima libertad.



1 Comment

Dejar un comentario