Domingo, Noviembre 14th, 2010...18:30

La quimera del oro (1925). Dir: Charles Chaplin.

Jump to Comments

Cine esencial

 

Otra gran película, la tercera con forma y tamaño de largometraje. Los temas habituales: el solitario “hombrecillo” frente a los elementos, humanos y naturales. El amor imposible, que al final se hace posible. La casualidad aliada a los más débiles: los objetos caen casualmente sobre la cabeza de los fuertes y éstos terminan derrotados. Digo temas habituales y no lo hago peyorativamente. Todos los genios tienen los suyos, que aparecen envueltos en peripecias diferentes.

 

Aquí nos encontramos en el extrarradio del mundo habitable, en unas condiciones terribles, en donde los hombres pasan hambre y frío, y se comen sus propias botas para sobrevivir. Pero sobreviven entre las risas eternas y a las emociones primarias de los espectadores de cuantas generaciones han visto la película, por la qu, según parece, Chaplin quería ser recordado. Nos seguimos muriendo de risa en la escena de la casa que se inclina hacia el abismo, y nos sigue produciendo una infinita tristeza esa ausencia a la cita navideña convenida. Sin embargo, sentimos una satisfacción empática cuando las condiciones cambian y el protagonista termina saliéndose con la suya: se lo merece (nos lo merecemos), pensamos mientras vemos las imágenes.

 

Cine esencial, de temas esenciales y procedimientos esenciales. Cine eterno.

 

Si quieres ver imágenes, pincha aquí.

 



Dejar un comentario