Sábado, Agosto 20th, 2011...1:27

Víctima perfecta (2011). Dir: Antti Jokinen

Jump to Comments

El espectador es la víctima

Eso lo descubrí a la media hora de comenzar la película cuando las imágenes de Nueva York, en concreto del puente de Brooklyn, la atmósfera inquietante de la casa en donde se desarrollan los hechos principales, y la correcta interpretación de los dos actores protagonistas, Hilary Swank y Jeffrey Dean Morgan, no eran elementos suficientes para mantener el interés. Los guionistas no se estrujaron las meninges. Solo buscaron porqués (traumas infantiles y cosas por el estilo…) a los comportamientos de víctima y verdugo y los dejaron actuar. Para rematar el plomazo, las típicas escenas de persecución, con sangre y golpes sonoros que amplifican la realidad. ¿Para qué este derroche de decibelios en una película que quiere ser realista, al menos un poquito? Ese exceso tiene al menos una virtud: no escuchamos la conversación de los novios de atrás. La escasez de talento, sin embargo, no tiene ninguna ventaja. Más de lo mismo: cine comercial, con pretensiones, prescindible.



Dejar un comentario