Domingo, Diciembre 25th, 2011...20:32

Los bárbaros. Ensayo sobre la mutación. Alessandro Baricco.

Jump to Comments

La teoría es fascinante: se han infiltrado en nuestras vidas, en nuestra civilización. Son los bárbaros que nos han tocado a nosotros.

En anteriores ocasiones, los bárbaros entraban, saqueaban, y toda esa destrucción se veía a la luz del día. Es decir, se les veía a ellos en plena faena, montando a caballo, asesinando, destrozando las conquistas y la estabilidad de las comunidades y las culturas que arrasaban furiosamente. Contra ellos se podían construir murallas defensivas, o, al menos, disuasorias, que retardaban el ataque o amortiguaban sus resultados. Nosotros, sin embargo, no tenemos la suerte, o la desgracia, de verlos. Han venido, sí, están aquí, y no los vemos, y sus ataques son mortíferos aunque inicialmente imperceptibles.

Comprobamos sus destrozos. Por ejemplo, en el gusto. En ciertos hábitos de consumo: en los libros, en la música, en los vinos, en la gastronomía, en el cine, que es un territorio en el que se sienten como peces en el agua, incluso en el fútbol. Baricco nos enseña, y nos demuestra, que sentar a los mejores futbolistas, los de más talento, en el banquillo, es un síntoma de la barbarie que preside nuestras vidas.

Los bárbaros desprecian el pasado. Tienen de él en el mejor de los casos un concepto estúpidamente arqueológico, que no distingue épocas ni distancias temporales. El pasado son las ruinas de algo que no comprenden pero que, sin embargo, les parece utilizable como elemento decorativo. El pasado es bueno si es adquirible en un centro comercial. Sin el más mínimo rubor, son capaces de instalarse columnas del Partenon en el jardín de sus chalets horteras. Y de quedarse tan tranquilos sin saber en realidad qué es lo que han puesto al lado de sus enanitos horribles.

Se mueven como los surfistas: por la superficie horizontal y a la mayor velocidad posible. Desprecian la verticalidad, la profundidad y veneran la espectacularidad vacía de contenido. En el fondo sienten una nostalgia difusa de ese pasado que desprecian y se inventan unos productos análogos que ellos han producido, a los que han dado vida sin alma.

Son incapaces de estar mucho tiempo en ningún sitio, y mucho menos de descender por sus raíces. ¿Para qué perder el tiempo en ello habiendo tanta extensión abarcable?. Por eso, se han establecido en Google, campamento de la inmensidad en donde todo está y en donde nada esté en el fondo, y nunca mejor dicho.

Desprecian también la lentitud y el esfuerzo, Y ensalzan la rapidez, lo inmediato y lo que ellos llaman la diferencia, que no es el resultado de un desarrollo o de un proceso, sino de un invento comercial que se distingue con alguna claridad de los anteriores inventos comerciales, pero que no los mejora, ni los supera, ni es su consecuencia, pues no se trata de eso.

Después de la fascinante lectura de “Los bárbaros. Ensayo sobre la mutación”, de Alessandro Baricco (Editorial Anagrama), he llegado a dos conclusiones. La primera hace referencia al autor. Baricco es uno de los mejores regalos que ha podido hacerme mi librero habitual. Su literatura es diáfana, hermosa, bien construida. A la vez, su pensamiento es clarividente: los síntomas que yo intuía en forma de malestar quedan elevados con sus textos a la categoría de sistemas de pensamientos, de teorías coherentes. Es, como Voltaire, un escritor que escribe filosofía sin menosprecio de su literatura.

La otra conclusión es aterradora: nuestros bárbaros son verdaderamente peligrosos. Están por todas partes. Están aquí mismo. Están dentro de mí.



2 Comments

  • Quality articles is the crucial to interest the
    viewers to pay a visit the web site, that’s
    what this website is providing.

  • Attractive section of content. I just stumbled upon your blog and in accession capital to assert that I acquire in fact enjoyed account your
    blog posts. Any way I’ll be subscribing to your augment and even I achievement you access consistently quickly.

Dejar un comentario