Lunes, Enero 2nd, 2012...23:08

On the road. Kerouac.

Jump to Comments

Kerouac y Cassady

Kerouac y Cassady

“Me desperté cuando el sol se ponía rojo: y aquel fue el momento inequívoco de mi vida, el más extraño momento de todos, en el que no sabía ni quién era yo mismo: estaba lejos de casa, obsesionado, cansado por el viaje, en la habitación de un hotel barato que nunca había visto antes, oyendo los siseos del vapor afuera, y el crujir de la vieja madera del hotel, y pisadas en el piso de arriba, y todos los ruidos tristes posibles, y miraba hacia el techo lleno de grietas y auténticamente no supe quién era yo durante unos quince extraños segundos. No estaba asustado; simplemente era otra persona, un extraño, y mi vida entera era una vida fantasmal, la vida de un fantasma.”

Son palabras de Sal Paradise, trasunto del propio Jack Kerouac en su novela autobiográfica “On the road” (“En el camino”). El protagonista se busca a sí mismo en un largo y apasionante monólogo interior. Y para hacerlo se precipita en un viaje permanente por Estados Unidos. De la costa Este a la costa Oeste, respirando ambientes, conociendo personas, viviendo situaciones complejas… El alcohol, las drogas, el delirio, la locura, en busca del sentido de la vida. Toda una generación en la búsqueda de sí mismos, desechando la posibilidad de una vida acomodaticia, aceptando sumisamente los valores de la mayoría.

Por eso, Sal confiesa:

“…la única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas y entonces se ve estallar una luz azul y todo el mundo suelta un “¡Ahhh!!”.

Y de entre todos los locos, el más loco de todos: Dean Moriarty, el pseudónimo de Neal Cassady, el que ha terminado convertido en un icono de la  ”beat generation”. Un tipo capaz de tener hijos en varios lugares, y mujeres en distintos puntos del país. Para verlas, debe cruzar desiertos, detenerse en burdeles, conducir horas y horas por inciertas y polvorientas carreteras, hablar, hablar, hablar de una manera desesperada, porque en hablar se le iba la vida, de un modo generoso y, a la vez, egoísta.

La vida se vivía encima de un coche, tal vez huyendo hacia adelante. Huyendo de aquellas fotos, que como Sal confiesa:

“eran las fotos que algún día mirarían asombrados nuestros hijos pensando que sus padres habían vivido unas vidas tranquilas, ordenadas, estables y levantándose por las mañanas a pasear orgullosos por las aceras de la vida, sin imaginarse jamás la locura y el follón de nuestras arrastradas vidas reales, de nuestra auténtica noche, del infierno contenido en ella, de la insensata pesadilla de la carretera. Todo el interior de unas vidas interminables y sin final que es el vacío. Lastimosas formas de ignorancia.”

Kerouac nació en Massachussets el 12 de Marzo de 1922 y murió en Florida el 21 de Octubre del mismo año en que en los bulevares parisinos miles de jóvenes querían interpretar las propias claves de sus vidas. Escribió “On the road” en 1951 y no fue publicado hasta seis años después.

Este libro extraordinario se ha convertido en un manifiesto de todos los que se buscan a sí mismos, y eligen el camino equivocado para hacerlo. ¿Equivocado?

Si quieres ver imágenes, pincha aquí.



2 Comments

  • This page really has all of the information and facts I wanted about this subject
    and didn?t know who to ask.

  • This is really interesting, You’re a very professional blogger.
    I’ve joined your rss feed and sit up for seeking extra of your magnificent post.
    Additionally, I’ve shared your website in my social networks!

Dejar un comentario