Martes, Junio 10th, 2014...21:55

Barba Azul. Amélie Nothomb

Jump to Comments

Amado monstruo

No me he podido quitar de la cabeza a mi amigo Javier Tomeo desde la primera línea de este “Barba Azul”,  libro de Amélie Nothomb (Ed. Anagrama). Tiene su aire, los personajes son parecidos a los que se imaginaba Javier, las situaciones que entre ellos se crean son de naturaleza similar: equívoca, inquietante, de fascinación y repulsión al mismo tiempo. Y por debajo, enorme densidad teatral, mucho diálogo, mucho círculo que se estrecha en torno a un conflicto de titanes. No en vano, los textos de la belga y del escritor de Quicena han sido llevados al teatro en numerosas ocasiones, y, además, con extraordinario éxito.

Como sucedía en “Cosmética del enemigo”, esa relación bipolar, que al principio parece una cosa, termina siendo otra. El asesino es asesinado. El que comete el crimen, realiza un acto de justicia final, y, en alguna medida, de amor hacia el asesinado, atrapado en su mundo, hecho de feroces perversiones que tienen un lado inevitablemente ridículo, esclavo de sus manías y víctima de su terrible soledad. En este caso, se trata de un anacrónico hidalgo español, lector empedernido de autores reaccionarios, admirador de Torquemada, coleccionista de cadáveres de mujeres, a las que fotografía muertas y por las que sigue manteniendo una suerte de amor desbordante.

La última, de la que de verdad se enamora, es la que termina vengando a todas las demás, enamorada a su vez, a su modo, de forma también inverosímil.

Libro breve, intenso, esencial, sin desperdicio.



Dejar un comentario