Sábado, Octubre 10th, 2015...16:13

Emmanuel Carrère

Jump to Comments

“Limonov” me entusiasmó. Una novela biográfica escrita a partir de un personaje real, descarnado, cruel y contradictorio. Asesino, criminal de la guerra de los Balcanes y artista. El final de “El bigote” no se me podrá olvidar nunca. Experimenté una reacción física coherente con el transcurso de toda la novela. “El adversario” es un retrato demoledor de alguien que vive en una farsa que él mismo ha construido. Y con “Una novela rusa” y “De vidas ajenas”, que acabo de terminar, me ha ocurrido algo curioso: comienzos desconcertantes y desarrollos en los que se unen historias diferentes que terminan creando una sola hermosa y fascinante.

Todo este conjunto, (estos seis libros) arrojan un resultado: Emmanuel Carrère (Paris, 1957) es para mi un enorme escritor, que maneja como nadie la carpintería literaria y que nos explica desde sus novelas el mundo en que vivimos, en lo que tiene de actual y efímero, y en lo que tiene de permanente y constante.

Un escritor, además, que tiene la valentía de desnudarse en público. Frecuentemente son sus miedos y obsesiones de lo que se nos habla, y muchas veces, de sus propios datos biográficos. Tal vez esto sea un valor añadido que nos acerca a lo que leemos y a quien lo ha escrito. Como si se tratara de un amigo que nos cuenta sus confidencias y destapa sus lados menos claros.

Es ahora mismo, junto con Auster, Nothomb, Echenoz, Modiano, Hornby, Marías, y alguno mas, uno de mis escritores contemporáneos vivos y en pleno ejercicio que mas me interesan.



1 Comment

Dejar un comentario