Viernes, Diciembre 18th, 2015...20:37

La ley del menor. Ian Mcewan

Jump to Comments

La administración de justicia

Primer libro que leo de este escritor inglés y del que vaticino que me va a proporcionar como lector largas horas de placer. Porque “La ley del menor” (Anagrama) es sencillamente una novela genial.

La administración de justicia. El día a día de una jueza infeliz en su matrimonio, gastado ya por la rutina y el aburrimiento, ajada ella por la vida y con la autoestima por los suelos. En ese contexto la novela discurre a caballo entre su pequeña tragedia personal y las decenas de conflictos jurídicos que debe resolver.

Pero la vida tiene esas cosas… Uno de esos conflictos le devuelve al mundo de la ilusión por vivir, le reconforta hasta tal punto que su percepción de las cosas que era negra como el tizón se esclarece de pronto. El caso acaba mal, a pesar de que su decisión –obligar a realizar la transfusión a un menor de edad, testigo de Jehová- inicialmente, no solo salva la vida del chico, sino que parece sacarle fantasmas y creencias absurdas de su privilegiada cabeza. Pero la relación que de un modo casual entabla con el muchacho, corta, esporádica, reducida a dos conversaciones, alguna carta, y un beso inesperado, sirven para que las almas se desperecen. Y en concreto, que la suya se transforme.

Y mientras, la vida sigue: peleas, divorcios, custodias disputadas, malos tratos, drogadicción, alcoholismo… Un panorama desolador. Un jardín oscuro en el que una blanca flor, cuyos pétalos se marchitaron muy pronto, sirven para aromatizar la podredumbre, para poner una guinda sabrosa en la superficie de una tarta podrida. Y todo eso contado con talento literario, con agilidad, con profundidad y perspicacia, intuyendo a un lector inteligente que va a entender lo que en el libro se nos cuenta también de un modo inteligente.



Dejar un comentario